Header Ads

Mandalas.

Por: Andrea Selene



Existen diferentes tipos de arte visual tanto en el mundo, México y en nuestro estado, los más comunes son la pintura, dibujo, fotografía y video, como su nombre lo dice, son una expresión y diversidad de emociones que nos brindan a través de la visión. Sin embargo, quiero enfocarme en un arte originario de la India “Los Mandalas”, que se propagaron en culturas orientales, de América y Australia, actualmente se pueden diseñar, pintar, o tejer, como lo hacen principalmente los Huicholes, pueblo originario ubicado al oeste central de México. 

Las formas básicas son círculos, triángulos, cuadrados y rectángulos, los diseños son muy variados, pero comparten las mismas características: un cento, puntos cardinales con cierta simetría, colores que tiene un significado de acuerdo con la personalidad de cada quien 

Para muchos puede tratarse simplemente de una combinación de colores que llama la atención, sin en cambio en la cultura occidental Carl G. Jung – médico psiquiatra y psicólogo- fue uno de los primeros en incorporar a su metodología: antropología, alquimia, sueños, arte, mitología, religión y filosofía, por lo tanto Jung lo utilizaba en terapia con sus pacientes, ya que solía interpretar sus sueños dibujando un mandala diariamente, buscando la relación que éstos tenían y fue así que elaboró una teoría sobre la estructura de la psique humana. Según estudios realizados por la Universidad de California, esta técnica es útil en arteterapia, pues alivia el estrés y mejora la atención. 

Los mandalas no tiene una forma correcta de combinar colores, en lo espiritual es simplemente dejarse llevar, ya que representa un “Todo” y cada uno de nosotros formamos parte de ese “Todo”, es como comenzar un viaje hacia nuestra esencia, nos abre las puertas para conectar nuestra mente y nuestra alma, descubrir lo desconocido, estimular la creatividad e integrarlos a nuestra vida cotidiana es una sensación de sanación que incluso para muchas personas es una forma de meditar. 

Quiero compartir una historia que alguna vez escuché sobre la interpretación de un mandala didáctico tridimensional que realizan los monjes tibetanos con sales de colores: 

“En el principio de los tiempos existía la nada y junto a la nada existía el todo, en algún momento explotó creando el universo, la galaxia y el sistema solar conformado por nueve planetas y entre ellos La Tierra con cuatro elementos: agua, tierra, fuego y aire, surgiendo una dualidad como el hombre y la mujer. El primer instrumento de comunicación del hombre fue el tambor, después se le dio seguimiento a la rueda para que el crecimiento y evolución fuera avanzando y en esa evolución el hombre creó una religión con una corona de Cristo, imperios, reyes, reinas y el cáliz de la vida. Dicen que nuestros ancestros usaban plantas medicinales y que en un tiempo no muy lejano vendrán de alguna galaxia para formar una sola comunidad y todo esto saliendo de la nada.”

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.