Header Ads

Que nos rebote en el alma y el cuerpo.

Por: Tanya I.


¡Qué tal comas y compas! Estoy muy contenta por compartir con el crew del ElBlok en su nuevo andar, espero que en este camino podamos compartir reflexiones y emociones de la vida cotidiana desde la perspectiva del género y los feminismos que nos reboten en el alma y el cuerpo. 

He de confesar que dude mucho sobre el tema de esta primera participación, pero sí nos mueve hay que decirlo. Hace unos días en Facebook, algunos hombres compartieron la foto de una chica y un chico (que no compartiré por respeto a la chica, pero que estoy segura de que muchas y muchos vieron), de la que nadie tiene ni entiende el contexto complejo por el que están pasando, a modo de “broma” o “juego” y es esto en lo que me quiero centrar mis reflexiones. 

Primero, la “broma” y el “juego” refleja no solamente cero empatía y entendimiento de lo que es el respeto y la vida de la otra (que somos todas las mujeres), sino que evidencia las profundas violencias que muchos hombres han interiorizado y normalizado. Y que, en este caso en concreto atenta contra la dignidad de una mujer -al exponerla en Facebook-, esta acción tiene el objetivo de denigrar para “exaltar” su masculinidad, es decir, decirle al mundo -como lo que creen o esperan del chico de la foto-, que los “hombres” que logran humillar (ejercer cualquier tipo de violencia a una mujer) son unos chingones.

 

Dos, la idea del hombre “chingón” que reflejan muchos de los comentarios que se generaron nos urge de la necesidad de re-pensar y re- construir las masculinidades, este sin duda es un trabajo permanente y que implica mucho compromiso personal, pero necesario para la salud física y emocional de los hombres. Aprovecho para compartir que en Tlaxcala se está iniciando a trabajar en un grupo para hacer estas reflexiones, les comparto los datos para todos los que se animen a iniciar a caminar por este proceso.


Y tres, sé que mucha banda va a decir que los comentarios de muchas mujeres fueron peores, y sí algunos fueron peores y nos duelen a todas, pero no todas las mujeres están en este proceso de desconstrucción y nuestra invitación es a la reflexión y la empatía, no todas crecieron en contextos bonitos y privilegiados. En este punto debo destacar, que se lograron bajar casi todas las publicaciones -hasta el momento en el termine de escribir esta reflexión- gracias a las denuncias de muchas mujeres, que de manera individual o colectiva, están dispuestas a dar la cara por la otra, aunque no nos conozcamos, aunque nunca nos encontremos, porque cada día caminamos más cerca y abrazadas por un mundo mejor. 

Gracias por su tiempo, espero que nos sigamos encontrando en este espacio. Por favor cuídense mucho, cuiden a los otros/as que tienen cerca y manden buenas vibras a los que están lejos. Abrazos y hasta pronto. 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.