Header Ads

La recomendación de un desconocido.

El soundtrack de mi vida, Parte 1: 
“La furia en tus audífonos”

Por: Octavio Meneses / Sr. Chunga 
IG: el_chunga


En un país tan diverso como lo es México; los referentes culturales y populares están ligados a nuestra vida cotidiana, algunos arraigados a nuestra idiosincrasia e identidad. No basta con los referentes nacionales, en esta era es casi imposible que alguien se identifique con un solo referente. Uno en particular es la música; un lenguaje que nos identifica, nos une y acompaña a lo largo de nuestra vida por nuestro contexto tan pluricultural. Así mismo, hay algo desafortunado que también compartimos en México que por desgracia, es exclusivo para los que vivimos aquí: el descontento, la desilusión y dar por sentado que, progresivamente, las cosas siempre van de mal en peor. Si bien, no podemos idealizar un sistema en el que las cosas funcionen, puesto que quienes somos parte de la generación “y”, (conocidos también como “millennials”), y la generación “z”, (los “centennials”) nacimos dentro de una crisis que tuvo sus orígenes a principios de la década de los 90’s y la cuál permanece en un descontento general, una serie de sucesos y consecuencias que se convierten en nuestro día a día. 

Dentro de este sinsentido, que poco a poco desvanece todos los rastros del pasado, hay algo muy valioso; vivir en una era en la que nuestro imaginario colectivo es cada vez más amplio; en donde es más fácil compartir información, y donde las herramientas tecnológicas han roto ese halo de misterio que rodeaba al pasado y nos ayudan a descubrir qué estaba pasando, que le dio el significado. De ninguna manera es nostalgia, pero sí le da sentido a nuestro presente, que está cambiando a escalas bíblicas. Basta con tener un diálogo con las personas mayores cuyas vivieron ese significado al descontento y que la música le dio sentido a un pasado que sigue tan vigente hoy en día. 

La música ha sido por excelencia el lenguaje universal, tanto que nos lleva al conocimiento y puede incluso darnos sabiduría, pero sobretodo, apreciarla. No necesitamos “entenderla”, por más que exista un estricto orden de composición, o cualquier adoctrinamiento bárbaro para darle un significado en la necesidad de explicarnos todo como los seres racionales que somos, puesto que ese no ha sido el valor que le hemos dado. 

Ya lo dijo Frank Zappa: 
“Recuerda que la información no es conocimiento. El conocimiento no es sabiduría. La sabiduría no es verdad. La verdad no es la belleza. La belleza no es amor. El amor no es música. Y la música… la música es la mejor. “ 

Ha trascendido generaciones alrededor del mundo, también ha fungido un papel fundamental para difundir un mensaje, de crítica social de inconformidad, de difundir la paz, entre otros y, en general; expresar cualquier sentimiento humano. Ha representado movimientos generacionales a lo largo de la historia, además, ha encabezado y unido movimientos, causas y luchas sociales. La gran mayoría que en su momento fueron criticados y hasta censurados; son ahora referentes de la cultura popular hoy en día, dejando los estereotipos y complejos que los adornaban y que eran una limitante para los más jóvenes. 

Quizás nos encontramos en una era en la que todas las notas y sus millones de combinaciones han sido tocadas, vivimos un capítulo de la historia en donde nuestros referentes de la cultura popular poco a poco desaparecen y donde aparecen otros, desafortunadamente en una era también, donde todo es desechable, ya casi no hay compromiso por ambas partes; del creador y del consumidor, pero al mismo tiempo; es más accesible consumirla, los tabúes y prejuicios quedaron en el pasado. 

Y es el tiempo en el que debemos de resignificar a nuestros referentes para que las eras siguientes, este legado continúe y se vaya expandiendo. Finalmente, es necesario remitirnos a la música, porque es parte esencial de la historia, incluso hasta para ubicar capítulos significativos en ella.
Si bien, una canción o un disco entero no podrán cambiar al mundo, pero tienen la fuerza necesaria para promoverlo y hacerlo más progresivo. Y sí, hacerlo con un poco más de ritmo. 

Aunado a este sentimiento; abracemos el legado musical y saber por qué llegaron a ser tan icónicas figuras más allá de un prejuicio que pueda nacer y dejándonos llevar entre partituras y melodías. La parte esencial es compartirla, por ello me doy a la tarea de compartir el soundtrack de mi vida; una lista atesorada que me ha acompañado a lo largo de mi vida, entre situaciones y momentos personales, una lista que se va enriqueciendo y que me complace compartir como el melómano que soy, la música es una parte esencial en mi vida diaria, como en la de todos, y es lo que más atesoro, le ha dado un valor sentimental, un sentido y diversos significados a muchos momentos tan cotidianos, pero que se han vuelto simbólicos en mi vida. 

Por otro lado, estamos atestiguando movimientos revolucionarios de pensamiento, de cuestionar nuestros valores establecidos y entender de mejor manera lo que nos hace daño, los complejos y prejuicios que tenemos sin si quiera darnos cuenta que los tenemos, y estos cambios han generado empatía a lo largo del mundo, un cambio generacional. Hemos dejado de ser los niños frágiles que nacieron dentro de la crisis y que estamos por ser los líderes de una generación, donde nuestras acciones y nuestras palabras trascenderán y de llevar nuestra conciencia a un nivel más alto y ser los portavoces de quienes hemos vivido la opresión, la represión y aquello que exige más silencio más que la justicia por los complejos y el sistema en el que nacimos. Y que esta vertiente regrese a la música con un lenguaje más consciente, más poderoso y temerario; sin límites. Y que estos cambios que deseamos se vuelvan parte de nuestras vidas cotidianas. Personalmente, la fuerza de estos movimientos me contagió y pude sentir esa energía… Dentro de toda esta catarsis; tuve una reflexión respecto a la música que me ha representado en este ámbito, hice un minucioso acercamiento con los álbumes que considero, son los que llevan un mensaje y que ese descontento, es el que justifica la rabia convertida en ritmo, en himnos gloriosos y en el puro placer que solamente la música nos puede ofrecer… 

He aquí mi recomendación de esta ocasión; una lista con 10 álbumes esenciales para que saques ese lado rebelde que te haga levantar el puño izquierdo y darle un soundtrack al descontento. 

Si es la primera vez que escuchas alguno de estos discos, o si crees que hace falta algún otro, sigue enriqueciendo esta lista, pero seleccionada cuidadosamente que te hará volar los sesos y sacar tu lado rebelde con causa…


1. Public Enemy / It Takes a Nation of Millions to Hold Us Back (1988).
Hip Hop en estado puro, nacido en los suburbios de la Ciudad de Nueva York, comandado por Chuck D y Flavor Flav con Terminator X en la artillería. Rapeando con la rabia de una raza oprimida y mucha consciencia inspirada en el discurso de Malcolm X con el ritmo nato de su raza y letras explícitas. El nacionalismo negro vs la supremacía blanca. 


2. Rage Against The Machine / Rage Against The Machine (1992).
Uno de los grupos más rebeldes por excelencia y que más han sacudido cabezas y líderes morales. En su álbum debut, mezclan sus críticas sociales con mensajes políticos y su consciencia social, siendo portavoces sobre la injusticia que en carne propia atestiguaron debido a sus orígenes. Letrados y virtuosos en la arriesgada línea entre el rap y el heavy metal. 

3. Prophets Of Rage / The Party Is Over [EP] (2016)
Seguido de las dos reseñas anteriores, nace el mejor supergroup, en mi opinión, de la historia, los músicos de RATM acompañados de dos grandes referentes del East y West Coast hip hop: B Real y Chuck D junto con DJ Lord en los samples. Lo que parecía ser el sueño imposible, terminó por separarse tras la reunión con los miembros originales de RATM. 


4. N.W.A. / Straight Outta Compton (1988)
West Coast Rap en toda su esencia, sin ningún rastro de opulencia que caracteriza hoy en día a este subgénero del rap. Samples y barras bien ejecutadas que escupen la crítica social, la discriminación y la represión en los suburbios de la tierra de “Ríe ahora y llora después”; Los Ángeles, California, EUA.



5. Óscar Chávez / Que cante Óscar Chávez: Parodias políticas y otras yerbas, Vol. 1 y 2. (En vivo) (1988)
Nunca nadie le había cantado tan directo al viejo gobierno mexicano y al mismo tiempo ser condecorado como Patrimonio Cultural vivo de la Ciudad de México. Alma guerrillera que canta con el corazón y empatía hacia los reprimidos. 


6. John Coltrane / Live At Birdland (1964)

El descontento, la rabia y la impotencia nunca pudieron venir de una forma tan pacífica que basta con cerrar los ojos y permitir que Coltrane, tomando como una extensión de su espíritu y de su cuerpo el saxofón, te permita llegar a la paz. 


7. Neil Young / Weld (1991)
El enemigo incómodo para las clases acomodadas y el héroe del folk, la mezcla de acordes y mensajes que dieron origen al movimiento grunge, siendo padrino de Pearl Jam y de todo el movimiento, este disco es una carta de rechazo al entonces gobierno estadounidense que se convierte en un manifiesto de crítica, de rabia vestido con la energía y poder del rock & roll. 
8. The Clash / Sandinista (1980) 
El nombre del disco lo dice todo… Cuatro músicos e íconos con alma de guerrilleros. Una mezcla de géneros diversos que consolidaron al post punk, donde demostraron que la actitud punk no es sólo gritos y música desafinada para llevar su mensaje. 


9. Mano Negra / Patchanka (1988)
Antes de ser conocido por sus trabajos y su activismo como Manu Chao, estaba la Mano Negra, una sociedad de músicos, que llevan su mensaje a través de su mezcla única, tan ecléctica como sus integrantes. Influencias de medio oriente con el mundo occidental. Que honra a los ideales de grupos insurgentes de las guerrillas de todo el mundo, donde las estrellas rojas se convirtieron en un símbolo. 

10. Frank Zappa / Absolutely Free (1967) 
El rey de la sátira y de la irreverencia, ácido, experimental y corrosivo, criticando la sociedad americana de finales de los 60’s y la vida conformista estadounidense, se une con The Mothers, un grupo pre fabricado con genios y la mejor destreza para convertir los más extravagantes y corrosivos en música que reflejan las influencias del doo wop y las piezas de Edgar Varèse. Su música sigue siendo incomprendida y tan adelantada a nuestra época hoy en día.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.