Header Ads

Knotfest: Se busca culpable.

Por: Damián Martínez


Los instrumentos de Evanescense terminaron en llamas; la multitud enardecida destruyó el escenario cuando supo que ni Evanescense ni Sliptknot darían su show. 

La productora Live Talent se arriesgó, lo intentó de nuevo y volvió a fracasar, perdió la poca credibilidad que tenía después de aquel desastroso Forcefest 2018 y probablemente enfrente asuntos legales por fraude y publicidad engañosa. ¿Cómo Knotfest terminó así? Relato mi propia experiencia y podrán notar los actos en cadena que llevaron a esa situación.

La fila de acceso al recinto era muy mal organizada, faltaban dispositivos para checar los boletos, algunas personas tardaron dos horas en entrar y otros despistados entramos en 15 minutos. Además, los primeros acalorados asistentes confirmaron que la cerveza no tuvo venta las primeras horas, "no estamos autorizados aún", decían en las carpas.

Al entrar, percibí muchas cosas improvisadas, cables de alta tensión expuestos, gente comiendo sobre plantas de luz no protegidas, nulos botes de basura y un recinto sucio, sucio desde antes. Pensar en comer, era aventurarse entre el polvo del aire y ocho foodtrucks, ocho puestesillos para atender 50 mil estómagos. Deportivo Oceanía no es un recinto de conciertos, eso lo volvió un laberinto para dar con los escenarios y el sonido de algunos se comían a otros por su cercanía. Ni que decir de la accesibilidad, ese festival fue un verdadero tormento para personas en silla de ruedas.

Momento de poner dinero al "cashless" para poder comprar: sorpresa, no aceptan tarjeta pues "se les fue el sistema" y muchos no llevábamos efectivo, sólo uno de los siete stands contaba con esa forma de cobro, otra larga fila, de nuevo.


Con cerveza en mano y los escenarios ubicados, disfrutamos de Papa Roach en el Tecate Stage, hay que decirlo: Se llevó las palmas. Fue EL ÚNICO show de calidad que ofreció el festival, Stratovarius también hizo lo propio en Main Stage. Mala suerte para Behemont, que se quejó del audio y decidió terminar su show antes debido a ello, una verdadera lástima pues estaban tocando magistralmente, eso sí, con audio MUY bajo de volumen.



Godsmack tardó 3 o 4 canciones en sonar al 100% después de eso también fue un show que se gozó, calidad y entrega, y una excelente -primera vez en México-.



Para éste punto el recinto estaba OSCURÍSIMO, muchas zonas peligrosas, coladeras destapadas y grupos delictivos asaltando a diestra y siniestra ADENTRO del festival. ¿Seguridad? 90 elementos de policía y 320 más de empresas privadas para los 50 mil asistentes. El resultado se veía venir. 

El nudo de éste texto es también el punto de reflexión, ¿quién tuvo la culpa?

Antes de la presentación de Evanescense, una de las vallas colocada por la producción "no aguantó" el cotorreo que la gente traía (y que no es nuevo); de pronto entre empujones, juegos y unas pocas ganas de tirarla: se venció. Desaparecía entonces, la línea entre VIP y General A; aparecía entonces, nuestra ñerez y mexicanidad a flote "a huevo, VIP a precio de General A"; la mayoría comenzó a saltarse para estar más cerca del escenario y, la seguridad, que no sabía nada de montaje porque pues "no es su chamba", no pudo hacer nada.


Todo eso y todo lo que pasara en Main Stage podías presenciarlo cómodamente desde un puente vehicular sin pagar un sólo peso. Live Talent pensó que el hecho de que fuera una vía muy transitada bastaría para que nadie se pusiera ahí, a disfrutar de a grapa: error; puente lleno, tráfico, pequeños atropellamientos y más puntos malos acumulados.


La "heroica" caída de la valla que dividía a los que pagaron 8 mil pesos de los que pagaron mil, llegó hasta oídos del equipo de Evanescense y por medio del instagram de Amy Lee supimos que no saldrían a tocar hasta que se arreglara ese asunto. Tres horas después casi a la 1 am seguían sin salir y el caos estalló.



Evanescense tocaría justo antes de Slipknot y nunca sabremos por qué Slipknot tampoco subió a escena, ¿también se molestó por la valla? ¿Qué tan frágiles son las cláusulas de los contratos que se firman, para cancelar a dos artistas por algo así? 

La producción pidió en altavoces retroceder para solucionar lo de la famosa valla y una hora después canceló en todos sus medios digitales oficiales y extraoficiales. 

01:00 am. No conviene detallar, como en cualquier capítulo de Los Simpson alguien gritó: ¡vamos a destruirlo todo! y así, la batería y el sintetizador de Evanescense terminaron literalmente en cenizas: lo más metalero que le ha pasado a Evanescense en su carrera. 

Una fogata a medio recinto iluminó la noche, en las llamas ardieron sacrificios, esfuerzos, sueños e ilusiones de muchos fans de Evanescense y de Slipknot, gente que viajó desde otros países, desde otros estados, ahorros, permisos y todo aquello que los fanáticos hicieron para estar ahí, terminó derrotándolos; algunos lloraron, porque así es la música: lo puede todo.

Se busca culpable: 

1.- ¿La mala organización?
2.- ¿La decisión de Live Talent de ofrecer lo más barato en cuanto infraestructura? 
3.- ¿Los fans que no pudieron comportarse y respetar una zona por la que no pagaron?
4.- ¿La absurda división de los que tienen dinero y aquellos que no tanto? 
5.- ¿La mamonez de Evanescense? 
6.- ¿La mamonez de Slipknot? 
7.- ¿Ese mal que a los Mexicanos nos persigue milenariamente: hacer las cosas a medias, nuestra ñerez y nuestras ganas de “chingar” porque el que no tranza no avanza? 

Se escribió un capítulo mundial en la historia de conciertos catastróficos, la decisión querido lector, es suya, ¿a quién le agradecemos?


No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.