Header Ads

Sabino y su amalgama del Sab-Hop.

Texto: David Alvídrez | Fotografía: Claudia Crespo


Con todo y la ley seca, Sabino presentó exitosamente su gira Los Enamorados el pasado 1 de junio en Sala Forum. Un toque especial de esta gira, es el formato full band que inició desde el Vive Latino del año pasado. Y pese a que lo mayoría de los presentes no votamos, una diluida minoría terminó insatisfecha.


La presentación, que duró cerca de dos horas, incluyó canciones de Yo quería hacer rock (2017), Genaro presenta: este no es el disco (2018) y Yin (2019), así como el tema “Nuevequince” que fue creado por Kike N., Pizarro, Garam Masala, Fer Casillas (vocal de Taco Bambú) y Sabino para Aballoon, una “plataforma digital de colaboraciones musicales en donde artistas y fans colaboran creando canciones”. 

El concierto inició con “Sab Hop”, que dejó en claro que su género no es el Hip-Hop ni el Rap. Tras lograr ese click inmediato con la audiencia, Sabino tomó el micrófono para presentar a sus músicos, Los Rebeldes del Pop: “Quería hacer rock” y se encontró con el guitarrista; “quería hacer reggae” y se encontró al bajista; “quería hacer cumbia” y embonaron las negras y las blancas; y en eso se basa su propuesta musical: mezclarlo todo bajo las rimas y los beats.


Siguieron sonando los éxitos y los coros. De su primer disco de larga duración interpretaron “Yo quería hacer rock”, “Colorín Colorado”, “Vaquerer?” y “Guapa!” en una melódica versión acústica; éste fue el primer tema al que el público cholulteca se entregó a brazos abiertos. 

El tapatío Pablo Castañeda tomó lo que quiso de diversos géneros para crear uno nuevo, el Sab-Hop, y demostrar que el Hip-Hop es compatible con muchas sonoridades. Sabino trae un flow híbrido que suena a rock, a reggae, a jazz, a soul, a hip-hop, a reggaetón, a todo y nada, y una lírica irreverente, sarcástica y cotidiana que ni Julio Haro de El Personal (una de las bandas que más lo influenciaron) alcanzó a tener. El resultado es un estilo bailable y cantable que genera identidad y tiende un puente entre lo sonoro y la imaginación.



Del segundo álbum, interpretaron “Te ves bien”, “Nudito en la garganta”, “Tíbiriri”, “Apareció y se fue”, “Única testigo” y “romA”. De momento me sentí confundido. Traté de sacar el flow hiphopero pero me descubría coreando cursimente, quería dejarme ir en los riffs de las guitarras y me veía bailando reggaetón. Y así, un continuo vaivén… 

El movimiento del Hip-Hop y del Rap se encuentra en crecimiento dentro de nuestro país. Año tras año se consolida la escena y van surgiendo nuevos talentos y propuestas, pero hasta el momento no hay otra que me parezca tan innovadora y complaciente como la de Sabino.


Este proyecto inició en 2010, pero antes de eso, Pablo incursionó en una banda de rock, luego en una de pop –hasta Javier Martín del Campo, de La Revolución de Emiliano Zapata, le produjo un disco– y más tarde en una de reggae en la que compartió créditos con David Velasco, actual vocal de Porter. También fue productor del proyecto Como en Casa, el cual consistía en grabar sesiones con artistas de Guadalajara y darles difusión a través del internet. Ahí lo conocí, cuando grabaron la sesión de La Garfield, mezclaron los temas “Alcohol” y “When The Sun Goes Down”. 

De su más reciente producción, hicieron sonar “La magia”, “Película”, “Tú”, “Los enamorados” y “Yin Yang”, en la que Sabino se dejó tentar por el fenómeno musical llamado reggaetón. En pocas palabras, fue una noche excepcional, con un spot lleno y una experiencia única, ¡la del Sab-Hop!


Agradecemos a Bacha Promotora todas la facilidades otorgadas para la cobertura de este evento. 

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.