Header Ads

Zion Train celebró sus 30 años cimbrando el centro de Puebla.

Texto: David Alvídrez | Tiros: Claudia Crespo


¿Has estado frente a un espejo teniendo otro detrás? Esa sensación de multiplicarte infinitamente… Me pasó algo similar el pasado 16 de marzo en la celebración del 30 aniversario de Zion Train, organizado por los Underbass. De locos el spot –una casona del Centro Histórico–, los visuales sincrónicos con la música –a cargo de Black Labs– y el potente soundsystem.


La noche fue una exposición del dub en sus variantes del dubstep y el dance-dub, pasando por los controles de los exponentes poblanos Keinstah B y Ranking Pow y los veracruzanos Ma Fuego y Dee Jay Gwarn; todo el audio estuvo a cargo del Kingston 14 Sound System. Los asistentes disfrutamos una buena muestra del género, no dejando de bailar en ningún momento.


En términos biológicos, muchos rasgos de la evolución han partido de diversos errores genéticos; una variación constante inherente al perpetuo movimiento que es la vida. En términos musicales, el dub evolucionó a partir de un incidente musical que alteró la forma habitual de producir y escuchar el reggae; con el tiempo se volvió una de las ramificaciones más innovadoras del género.


El error que dio origen al dub tiene dos leyendas. La primera tiene que ver con un despistado King Tubby, quien por accidente bajó las revoluciones en la reproducción de un álbum de reggae; la segunda menciona al ingeniero de grabación de los estudios de Treasure Island, Byron Smith, quien olvidó meter la pista vocal a la canción “On the beach” de The Paragons, dando como resultado una pista netamente musical. Ambas historias se sitúan entre 1966 y 1967 en Kingston, Jamaica.


Así, el dub se caracteriza por escasa presencia vocal y destacar el bajo y la batería, usualmente acompañados por instrumentos de viento como el trombón y el saxofón. Su esencia son los efectos sonoros, como delays y reverbs, manipulación realizada digital o analogamente. Las alternativas sonoras que permite esta “técnica” son infinitas, por lo que el género se redescubre constantemente.


En la línea evolutiva del dub tuvieron que pasar alrededor de 20 años para que, en Oxford, Inglaterra, Neil Perch fundara el proyecto Zion Train y fusionara el reggae y el dub con la música dance, con el que desde 1988 ha recorrido el mundo. 

Celebrando tres décadas de existencia, Perch nos obsequió una presentación de live dub sessión sublime que inició con su personal remix del clásico “Chase the Devil” de Max Romeo. Su selección musical viajó por las dobles hélices de mi ADN: Techno, Jungle y Drum&Bass al ritmo del dub y matices de reggae; un sabor jamaiquino dotado de arreglos oscuros y cadenciosos: por momentos me sentí bailar en un pantano.


Zion Train se ha consolidado como uno de los proyectos más prolíficos en el género, y en sus primeros 30 años ha editado catorce discos: The Early Recordings (1992), Great Sporting Moments in Dub! (1993), Natural Wonders of the World in Dub y Siren en 1994, Love Revolutionaries (1999), Secrets of the Animal Kingdom in Dub (2000), Original Sounds of the Zion (2002), Passage to the Indica (2005), Live as One (2007; con el que ganó un Jamaica Reggae Grammy al mejor disco dub el mismo año), State of Mind (2011) y Land of the Blind (2015). 

Además de los álbumes de recopilación y remixes, como Original Sounds of the Zion Remixed (2005), Live as One Remixed (2009) y Versions (2016).


Zion Train se ha presentado en más de 200 festivales por todo el planeta, destacando los de Woodstock y Festival de Reggae Ostroda en Polonia, Boomtown y el Festival de Glastonbury de Reino Unido; el Reggae Sun Ska de Francia, el Asigiri Jam de Japón y el Rainbow Serpent en Australia. 

Asimismo, ha colaborado con músicos como Earl 16, Tippa Irie, Dubdadda, YT, Marlene Johnson, Raíz y Lua, Fitta Warri, Jazzmin Tutum, Kathika R Abbit, Longfingah, entre otros; y ha editado a artistas y grupos como The Skatalites, Manu Dibango, Nusrat Fateh Ali Khan y Max Romeo, entre los principales.


Finalmente, un dato curioso: Neil Perch aprendió de manera autodidacta la producción musical y la composición después de culminar una maestría en bioquímica, pocos años antes de embarcarse en la aventura conocida como Zion Train. Durante una entrevista de 2016, reveló que sus principales influencias musicales son Jah Shaka, King Tubby, Ravi Shankar y Jimi Hendrix. 

Esta majestuosa presentación estuvo a cargo del colectivo cholulteca Underbass, a quienes agradecemos todas las facilidades otorgadas para su cobertura.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.