Header Ads

Permanezcamos inmigrantes: el mensaje musical de A Love Electric.

Texto y tiros: David Alvídrez


Como parte de su gira Permanent Inmigrant 2019, A Love Electric se presentó en el Café 19-40 el pasado 23 de febrero, compartiendo escenario con dos bandas independientes de la Ciudad de México: Dollan y El Fausto. 

Por tamaño, el spot nuevamente fue el idóneo para las músicas que sonaron: un collage auditivo que partió de lo entretenido a lo sublime con una base sólida en el rock, llevándonos por el pop, el blues y una improvisación experimental enérgica. En Facebook se anunció como el mejor evento del mes, y lo fue. 

El toquín inició con Dollan, quienes se presentaron por vez primera en la ciudad. Surgieron en 2015 y en 2016 grabaron su primer álbum, Ser Sincero (2016). El secreto de su música está en los teclados y las letras; lo primero muestra autenticidad y lo segundo fuerza que, en conjunto con la guitarra y la batería, dan un rock-pop de buena calidad. Para muestra, canciones como Universo y Nuestro Reflejo.



La segunda banda al mando fue El Fausto, quienes presentaron su más reciente disco, Resiliente (2019), tocando los temas Tormenta, A quien debas matar y Resiliente. También nos pusieron a corear rolas de su primera producción (El Fausto, 2016), como Gato, Dulces Formas y Pasa el Tiempo. Sus cercanías al blues no disminuyeron los ánimos de la noche, por el contrario, abrieron camino a lo que se vendría.


El evento cerró con la presentación de A Love Electric. Laboratorio musical en el que sus integrantes fusionan diversos géneros desde 2011. Rock, jazz, psicodelia, progresivo, spoken world, funk, rap, reggae ¡y cumbia! Encima, este proyecto es multicultural e incluyente (han colaborado con músicos de todo el mundo). Además de la experimentalidad, en vivo dan mucho peso a la improvisación, su esencia.

Aarón Cruz (Bajo, CDMX), Hernán Hecht (Batería, Argentina) y Todd Clouser (Voz y guitarra, Estados Unidos) se han definido a sí mismo como una comunidad musical con la cual han grabado cinco discos y han pisado diversos países de Europa, África y América.


En diversas entrevistas, Todd ha dicho que A Love Electric prefiere tocar en escenarios pequeños pues buscan conectar con el público, y el Café 19-40 se prestó a la perfección para esa intimidad entre su música y sus escuchas. 

Un Power Trio que dialoga con sus instrumentos, sus tiempos y no-tiempos. Todd es tan elocuente como virtuoso, sus partes líricas y sus solos son increíbles; Hernán se vuelve uno con la batería; y Aarón es con quien me quedo: goza hacer música por lo que plasma una peculiar energía en el escenario.


En el 19-40 tocaron ejecutaron canciones de su último álbum, Psychmonde (2016), como Jungle Earth, White Jesus, Odile y This Love, dejando a entrever que su música es muy peculiar y su conexión con los escuchas es muy íntima. 

La música de A Love Electric me resulta una honesta reflexión de las personalidades de los tres, que nos lleva a descubrir algo más profundo y tener la necesidad de compartirlo con todo del mundo. 

En 2016, Todd Clouser dijo que para él el jazz ‘es más un estilo y expresión’ y ya que en la actualidad todos consumimos diferentes músicas, él, ‘como músico’ es como yo, como tú, como todos, ‘producto de escuchar muchas cosas’. Lo mismo que A Love Electric.


Después de su presentación en Puebla, la gira Permanent Inmigrant 2019 ha continuado en diversas ciudades de Alemania y continuará en Austria, Croacia e Italia. 


Como dato curioso, Todd Clouser ha tenido acercamientos antropológicos a la música –sí, por eso soy fiel seguidor de este Power Trio– con niños que estudian en el Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (Cecam) de Oaxaca y con adultos mayores de Durango, como el grupo Los Cardencheros de Sapioriz. También se ha acercado a las máscaras y bailes de Atlixtac, Guerrero, y al son jarocho de Veracruz. Tipazo, ¿no?

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.