Header Ads

Banksy: Marketing del antisistema.

Por: Denidenina


Banksy es un artista callejero reconocido por sus esténciles, que al pasar los años ha ganado fama por el mensaje que plasma en cada una de sus obras; Pero la realidad es que su mayor auge se lo ha dado el anonimato y el enigma con el que se mueve en un mundo tan digitalizado, donde estamos acostumbrados a encontrar todo a un “Google” de distancia. 

A pesar de ser bastante expresivo y congruente con sus motivos, el único rostro que el prolífico artista del Street-art ha querido mostrar es el de activista incógnito, y no ha dejado de sorprendernos hasta la fecha. Por si no fuese mucho un parque de diversiones macabro “Dismaland” o un hotel en Gaza, con “la peor vista del mundo”, una vez más fue el foco de atención. La noticia alcanzo fama mundial, cuando una obra suya valuada en 1.4 millones de dólares, fue triturada al momento de su cierre de oferta en la casa de subasta Sotheby´s. Muchos quedaron pasmados ante tal sorpresa, lo llamaron una estafa en un inicio, luego se volvió una genialidad, que terminó siendo una razón más para admirar las locuras de Banksy, lo que terminaría siendo un aumento considerable en el valor de esta nueva obra de arte en movimiento, porque con esto nos muestra una actitud ambivalente que oscila entre la transgresión a lo establecido y el dominio de estrategias de marketing de posicionamiento artístico.

¿Cómo es que este cuadro terminó en una casa de subasta? El grafiti original de “Niña con globo” se realizó en calles de Londres, en el 2002 y fue de las creaciones más aplaudidas y queridas por los fans de Banksy, y a partir de esto es que desde entonces fue reproducida en numerosas versiones graficas alrededor del mundo. La realidad es que el cuadro subastado no era tan único, ni tan especial, mucho más allá de que la historia del mismo se remota a un Banksy que vendió personalmente este cuadro al dueño original en el 2006. Un artista que ha buscado siempre criticar y mofarse del actuar en el mundo del arte, replicando una de sus creaciones más aclamadas, fuera de su contexto original. Porque una obra de arte es el fruto de la creatividad y el pensamiento crítico de su creador, y sacarlo de su hábitat es quitarle la esencia de su naturaleza, tan atroz como comprar marfil y admirar al elefante por su grandiosidad. “Estamos salvando el arte” porque debe perdurar, pero la realidad es que su tiempo de vida, no está predeterminada a acabar en museos, es efímero y mortal, es la esencia que representa el arte callejero. Pero es así que vemos un artista que se doblega ante el mercado de inversiones del arte, o donde está la moraleja que estamos perdiendo al final del cuento, o es que Robin Hood termina siendo en realidad un inversionista.

Bien escribió Banksy “Cuando vas a un museo, eres simplemente un turista admirando la vitrina de trofeos de algunos millonarios”. Y de tantas frases que ha compartido este anónimo artista británico, esta da una opinión certera sobre el mundo del arte y el valor en dinero que se le ha dado a sus obras. Como es que termina un muro de Palestina en Miami, gastando millones en cuidados y traslados, sin pensar si quiera en el valor que los comerciantes le han dado, es solo una contrapuntada de lo que Banksy trata de probar. Es una crítica a lo que es hoy el mundo, y no somos capaces de reconocer quien cuestiona a niveles globales la actitud de una sociedad que da la espalda a los inmigrantes, víctimas de guerras y de miseria. Cada pieza es un mensaje, porque sabemos que no se trata de habilidades espectaculares o de algo jamás visto (desde el punto estético) se trata del mensaje que nos da, se trata del lugar en donde fue plasmado y la idea que se transmite. Pero donde queda el artista al permitir que todo esto suceda, es Banksy el artista criticó que va en contra de la sociedad y el consumismo que todos creemos ver, o simplemente se oculta atrás del místico anonimato que lo llevo a la fama, porque la realidad es que cada pieza suya termina siendo todo aquello que él critica.


Quien mofa a quien, el pobre Banksy sin los millones de sus obras subastadas y la sociedad que le da un valor exorbitante a algo que aparentemente “no tiene valor”, por ser parte de su naturaleza que son las paredes y espacios públicos. O es acaso Banksy uno de los más grandes estrategas del arte moderno y contemporáneo. Esta última noticia fue difundida mediáticamente por millones, y al final del día nos deja cuestionando sus reales intenciones, el acto no debería celebrarse ya que no es una acción subversiva sino vandálica. Una simulación que sustituye el arte por el espectáculo efectista, y la creación por la destrucción.

“We can´t Do anything to change the world until capitalism crumbles, in the meantime we should all go shooping to console ourselves” - Banksy

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.