Header Ads

“Malditos Punks, Acabaron con el Punk!”

Por: Diana Morales


Eran apenas las 10:00 pm y al fondo del bar había un dj set de rockabilly por Rusty Quinteros a la par de mesas con la merch de las bandas que se presentarían. La mujer de zapatos dorados y el hombre con el gran copete bailando al ritmo de un buen rock dando un sinfín de vueltas invitaban a los pocos asistentes a unirse a la pista, uno medio mocho y penoso no se atrevió, pero salieron aquellos extranjeros raros y estrafalarios a la pista dando vueltas, riendo y aprendiendo unos buenos pasos. Y así iniciaba el toquin de punk que nos esperaba aquella noche, una noche que prometía el baile violento, ¡una noche de música satánica!



Confusión, golpes y buena música, fue el ambiente que se vivió y se destrozó en el Santos Remedios, ambientado por las bandas Diavolo, Velorios Party, Simios Rojos y la gran eminencia desde Nueva Zelanda: The Cavemen, iniciando con un poco de gente pero con música hecha para echar el slam poco a poco nos motivamos a bailar… caguamas y olor a tabaco, transcurría la noche y cada vez había más gente y más ambiente, “esos ni son punks” decían por ahí entre gritos y comentarios, pero lo cierto es que cada banda que subía al escenario lograba revivir a los asistentes que cada vez estaban más pedos, sin dejar de lado que el ambiente se mantenía intacto en los intermedios gracias a los dj set de Denepa Panky y Fiction a.k.a Fausto Guzmán.


Desde amores en el baño hasta gente tirada en la pista, The Cavemen se presentó con la mejor vibra y talento, sus gritos, acordes y ritmos prendían cada vez más a los que nos encontrábamos ahí generando un estado colectivo de efervescencia llegando al grado de aventarse con todo e instrumentos al slam, y claro, no olvidemos el impresionante performance que realizaron durante el toquin; aparentar estar muerto en la pista y luego resucitar cuando empezaba la canción resulto ser la esencia que traían desde Nueva Zelanda para prender a la banda mexicana, quienes respondían a los gritos en ingles sin entender muy bien lo que decían

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.