Header Ads

Y este 30 de Abril…

Por: Magaly Hz
Facebook: Magaly Hz


Ya tuviste tu pensamiento de añoranza y platicaste con algún amigo(a) de lo bonito que sería regresar a esa época donde no tenías grandes responsabilidades o preocupaciones más que hacer la tarea, o si eras inquieto, el miedo de que llamaran a tus padres a la dirección por alguna travesura, vestir cualquier ropa y aun así jugar con tus amigos sin pensar que alguno vivía algún estilo de vida, todos podíamos jugar sin alguna etiqueta todavía, no nos interesaba si íbamos de vacaciones a algún balneario popular o algún club muy exclusivo, al final todos jugábamos los mismo juegos, sí, es cierto había excepciones, pero bueno en esta vida siempre las hay.


Entonces crecemos, nos desarrollamos y creemos que todo cambia, que el mundo se convierte en un lugar hostil donde es difícil encontrar un lugar donde pertenecer,  pero la verdad es que: el mundo sigue siendo el mundo de los niños con los que jugábamos, solo que ahora como adultos tenemos la libertad de tomar decisiones, ahí está la diferencia, de pronto somos el ejemplo, somos los que saben las cosas, los que al crecer plasmamos en nuestro estilo de vida y pensamiento todos aquellos llamémosles “monstruos” que adquirimos durante nuestra niñez,  ¿no pensante que simplemente desparecerían? de pronto te das cuenta que tus problemas no resueltos durante tu niñez compaginan con los problemas no resueltos de alguien más, entonces de pronto un día encuentras un grupo de amigos que comparte no solo cosas en común si no un mismo “monstruo” que los hace estar juntos,  encuentras una pareja con la cual resulta que tus “monstruos” y los suyos se hacen buenos amigos, y se mantienen entretenidos en esa dinámica perfecta que algunos llamamos ¨amor¨


Y es entonces que te das cuenta que el mundo sigue siendo un mundo de niños, de monstruos que nos hace pensar que tenemos la verdad absoluta de las cosas, que al creernos adultos nos pensamos perfectos intocables, y sabios, muy sabios, soberbios de creer que nuestra vida, ideología e historia es mejor que la de muchas personas, que nuestra preparación nos da el derecho de juzgar a los demás y de creer que somos capaces de dar consejos de vida, pensamos que nuestra experiencia es única e irrepetible, pero al final resulta que todos los humanos somos iguales que tu historia se ha repetido un millón de veces, que no somos la excepción de la regla y que somos tan promedio como los niños con los que jugábamos a los encantados, y después nos preguntamos, ¿Cuándo se volvió el mundo tan difícil? Ahora lo entiendes un poco más, la complejidad del mundo se determinó cuando nosotros como niños heridos por algún problema sin resolver en esa etapa tan importante nos hicimos cargo de este lugar, así que no añores ser niño, porque seguramente lo sigues siendo, solo que tus juguetes cambiaron, ahora tienes permiso ilimitado para hacer las cosas que no te dejaban, ahora puedes descuidarte, fumar, tomar, dormir poco, comer mal, tienes el permiso para hacer todas esas cosas que quien te cuidaba te decía que no hicieras, entonces te pregunto, ¿de verdad has cambiado mucho?


Hoy es un buen día para pensar un poco sobre ese niño que vive en nosotros y preguntarnos ¿De verdad somos tan distintos ahora?


Este pequeño pensamiento no es para juzgar a nadie, pero espero que pueda hacerlos pensar un poco, porque si somos capaces de vivir con esos monstruos, revivamos también la felicidad por las cosas simples, la pureza de no herir a nadie, la inocencia de amar, la humildad por disfrutar pero sobre todo el maravilloso encanto por vivir…


Pasen un muy bonito día del niñote.

No hay comentarios.

Con tecnología de Blogger.